Aprendiendo de la Biblia

¿Jesús es el único camino? ¡los cristianos son tan arrogantes!

La afirmación cristiana clásica es que Jesús es el único camino a Dios, y que a menos que las personas vengan a Dios a través de Jesús, están destinadas al infierno.

Estas palabras son contundentes, claras e impactantes. ¿Puede una persona pensante tener ese punto de vista en la cultura pluralista de hoy?

La justificación de esta afirmación (que suena extrema para muchos) a menudo se da en forma de citas de la Biblia, como por ejemplo en las palabras de Jesús en el Evangelio de Juan: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre [Dios] excepto por mí”. Uno de los apóstoles más cercanos de Jesús, Pedro, es citado diciendo:” No hay otro nombre dado bajo el cielo por el cual podamos ser salvos”. Pablo, probablemente el más influyente de los primeros líderes cristianos, escribió: “Si confiesas con tus labios que Jesús es el Señor… serás salvo”.

Sin embargo, más allá de los simples textos bíblicos de prueba, los cristianos tenemos razones teológicas para hacer estas afirmaciones, todas relacionadas con la persona de Jesús. Hay tres focos particulares en las afirmaciones cristianas sobre Jesús:

  • Jesús es Dios en forma humana, la encarnación única de Dios. Por supuesto, si Jesús hubiera aparecido en el contexto de una religión oriental como el hinduismo, no habría habido nada notable en tal afirmación: en cierto sentido, para ellos todos somos dioses. Jesús, sin embargo, nació y creció como judío, y nunca se mudó fuera de su herencia judía. Para alguien en esa cultura reclamar el tipo de identificación íntima con Dios que Jesús afirmó tener era nada menos que blasfemia … a menos que fuera cierto. Sin embargo, los cristianos afirman que era verdad, y que Jesús era la encarnación de Dios, y por lo tanto la revelación más completa de Dios disponible para la humanidad.
  • Los cristianos creemos que la humanidad está separada del Creador por una barrera moral: no hemos permitido el lugar legítimo de Dios Creador en el mundo, sino que nos hemos erigido en pequeñas deidades en competencia con Dios. La contribución única del cristianismo a este entendimiento es decir que la muerte de Jesús es la única forma de superar esta barrera. Pablo lo expresó así: “Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo consigo mismo”.
  • Los cristianos también creemos que al tercer día después de la muerte de Jesús, Dios lo trajo de la muerte a una nueva calidad de vida que nunca puede ser destruida, y que los seguidores de Jesús compartirán esa calidad de vida después de la muerte. Si esta comprensión es correcta, sugeriría que esta llamada “resurrección” de Jesús es el sello de aprobación de Dios sobre la obra de Jesús, así como la guía más clara que tenemos para el más allá.

Las objeciones típicas al cristianismo

Objeción # 1: decir que solo tú tienes la verdad es arrogante

Los reclamos exclusivos pueden parecer arrogantes, pero no necesariamente lo son. Supongamos que un investigador afirma haber descubierto una cura para el sida. ¿Es eso necesariamente arrogante? Hay dos posibilidades: una es que esa persona anuncie el avance de una manera arrogante, menospreciando el trabajo de otros investigadores, destacando su propia brillantez, y así sucesivamente. Esto sería desagradable, pero aún así no afectaría el segundo problema: la cuestión de si realmente tenía razón al afirmar que había encontrado una cura para el sida. El reclamo en sí mismo no es arrogante ni humilde. Esas categorías son irrelevantes: la única pregunta apropiada es si la afirmación es verdadera.

A veces los cristianos hacen afirmaciones exclusivas de nuestra fe en un espíritu arrogante. Hay que decir que ese tipo de actitud es incompatible con las enseñanzas más importantes de Jesús. Por otro lado, la afirmación de haber encontrado “la verdad” no es arrogante ni humilde en sí mismo. Es un reclamo que no debe descartarse sin antes verificar su veracidad.

Objeción # 2: nadie tiene la verdad absoluta

Este argumento toma varias formas diferentes:

• Nadie puede saber cuál es la verdad en temas espirituales o de religión.

Lesslie Newbigin ha señalado que desde la ilustración del siglo XVIII, la vida se ha dividido en hechos (que son públicamente verificables) y valores (que son privados, personales y, en última instancia, arbitrarios).

El título histórico de Emmanuel Kant (1724–1804) resume el efecto que esto ha tenido en el mundo de la religión: la religión dentro de los límites de la razón sola. La religión puede tener un lugar en la sociedad, pero será un lugar dictado y controlado por la razón humana autónoma. Como la mayoría de las religiones afirman fenómenos como la revelación directa de Dios, los milagros y la experiencia espiritual, cosas que no son comprobables de inmediato, son automáticamente sospechosas en un mundo racionalista. Una persona puede seguir cualquier religión que desee, pero ya no puede sugerir que se base en la “verdad”.

Sin embargo, esta visión de la verdad ya no se mantiene universalmente. Un libro de Nicholas Wolterstorff, quien enseña filosofía en Yale, se titula “La razón dentro de los límites de la religión” y argumenta que lejos de que la religión tenga que estar sujeta a la razón, la razón misma requiere alguna base filosófica, o más bien teológica, para justificar y prescribir su papel en la vida humana. Thomas Kuhn y Michael Polanyi han demostrado cómo, incluso en el ámbito de la ciencia, mucho es subjetivo y no racional.

En estos y otros frentes, la visión ilustrada de la razón autónoma omni-competente se está desmoronando rápidamente bajo la crítica de la posmodernidad. Como resultado, el mundo en particular ya no puede reclamar el monopolio de la verdad, y ya no parece increíble que todas las religiones hagan afirmaciones sobre la verdad.

Objeción # 3: Las diferentes religiones son apropiadas para diferentes culturas.

Algunos sostienen que es mejor pensar en la religión como un aspecto de la cultura. Por lo tanto, John Hick sugiere que las religiones son “expresiones de la diversidad de tipos y temperamentos humanos así como de formas de pensamiento”. Wilfred Cantwell Smith agrega que una religión no es más verdadera o falsa que una civilización y que comparar entre ellas es como hacer juicios de valor entre Tchaikovsky y Bach.

En la práctica, sin embargo, hacemos juicios de valor entre religiones. Nadie quiere dar el mismo respeto a una religión basada en el suicidio en masa. Nadie sugiere seriamente que las afirmaciones de Hitler sobre la revelación divina deberían recibir el mismo trato que las de Mahoma o Jesús. Solo somos tolerantes hasta cierto punto, y con razón. Algunas religiones en la historia del mundo han desaparecido, y probablemente sea bueno que lo hayan hecho.

La decisión sobre qué religiones están “dentro” y cuáles están “fuera” de lo aceptable es inevitablemente subjetiva. La visión cultural de la religión también parece difícil de mantener a la luz del creciente internacionalismo de las grandes religiones.

Vemos tremenda influencia de las religiones orientales en nuestros tiempos en occidente, cuando todos practican yoga o meditan. Viendo este ejemplo, se vuelve complicado argumentar que el hinduísmo por ejemplo es simplemente “la religión apropiada para una determinada cultura”, ya que claramente tiene un atractivo que es transcultural.

Objeción # 4: Todas las religiones son igualmente válidas/todos los caminos llevan a Dios

Como una simple observación, diferentes religiones hacen afirmaciones muy diferentes, y es difícil ver cómo todas pueden ser ciertas. Por ejemplo, ¿puede Dios tener “un hijo” en el sentido cristiano? Los cristianos dicen que sí, los musulmanes y los judíos dicen vehementemente que no. ¿Es verdadera la reencarnación? Incluso John Hick, aunque es un liberal apasionado, confiesa que es difícil ver cómo tales cosas pueden ser tanto verdaderas como no verdaderas, aunque diferentes religiones llegan a diferentes conclusiones. ¿Es el mundo físico, incluida su maldad, real (como afirman las religiones occidentales) o una ilusión (como afirma el budismo)? ¿Qué nos hace aceptables para Dios? ¿Nuestras creencias? ¿Nuestras acciones morales? ¿Nuestras acciones religiosas?

De nuevo, las religiones difieren. ¿Es apropiado pensar en Dios como (en algún sentido) una persona? Las religiones occidentales dicen que sí, el budismo dice que no. Y, como ha comentado Hans Kung, hay un mundo de diferencia entre el Buda sonriente y el Cristo crucificado. La lista podría seguir. ¿Cómo pueden todas estas opiniones ser igualmente válidas?

John Hick resume el problema así:

Dondequiera que se revela lo sagrado, reclama una respuesta absoluta de fe y adoración, lo que parece incompatible con una respuesta similar a cualquier otra revelación de lo santo.

Algunos argumentarían que podemos conocer tan poco de Dios que todas nuestras religiones son meras conjeturas, y que no debemos ser dogmáticos. Pero aquellas religiones que afirman una revelación especial (por ejemplo, un libro sagrado), si bien aceptan que nuestra comprensión de Dios es limitada, afirmarían que Dios ha revelado más de lo que podríamos haber conocido por nosotros mismos. Según este estándar, ser dogmático no es ser infiel a una gran visión de Dios. Precisamente lo contrario: como podemos saber muy poco, debemos ser fieles a lo que creemos que Dios ha revelado.

Objeción # 5: La realidad espiritual suprema está más allá de cualquier religión.

El obispo Michael Ingham ofrece una versión más sofisticada de la opinión de que todas las religiones del mundo son igualmente válidas. Para hacer esto, se apoya fuertemente en el punto de vista del filósofo suizo Fritjhof Schuon. Schuon reconoce que las religiones son diferentes, “no solo diferentes en su carácter externo sino también en su carácter interno”. Dios, o “realidad última”, sin embargo, está más allá de todas las religiones. En otras palabras, “todas las religiones se encuentran en su origen “.

Notamos este mismo tipo de argumento siendo utilizado ampliamente por la agenda ecuménica y por los mensajes promovidos por el Vaticano avalando todas las religiones bajo “todos somos hijos de Dios”.

Desde este punto de vista, sin embargo, no hay una forma segura de conocer o describir o abordar a esta “realidad última”, ya que está más allá de lo descrito en cualquiera de las grandes religiones del mundo.

De hecho, si esta realidad se está expresando a través de las religiones del mundo, es perturbador darse cuenta de que la “realidad última” se manifiesta en formas que son “mutuamente incoherentes”. En tal confusión de creencias, ¿dónde podemos encontrar evidencia de la afirmación de Ingham de que “todo conocimiento … irradia desde el mismo punto trascendente”? ¿Y cómo puede esa confusión ser la base de la unidad religiosa, y mucho menos humana?

De hecho, Ingham encuentra un grado de coincidencia en las tradiciones místicas de las religiones del mundo. Aquí, parece haber una experiencia común sin una confusión de doctrinas. Sin embargo, la importancia, incluso la validez, del misticismo ha variado de una religión a otra, y en este blog hemos hablado que el misticismo es compartido por todas las religiones excepto por el Cristianismo bíblico, quien ha identificado las prácticas místicas como peligrosos portales de acceso al enemigo, como puedes leer en éste artículo así como en éste video.

El propio Ingham reconoce que Thomas Merton, el místico católico, “permaneció agnóstico sobre si los místicos [en diferentes religiones] todos experimentan la misma realidad”. ¿Cómo podríamos saber si dos místicos, en lados opuestos del mundo, de hecho están experimentando la misma realidad última? Y ¿cómo sabemos que lo que ambos están experimentando es el mismo engaño? Parecería que el misticismo no es una base lo suficientemente sólida como para decir que todas las religiones son expresiones de la misma realidad, o por lo menos, una expresión del Dios verdadero.

Quizás lo más grave de todo es que, para mantener su propia fe cristiana al tiempo que reconoce la validez de otras religiones, Ingham se vió obligado a dar forma a un Jesús que se adapte a sus propósitos, un Jesús que (por ejemplo) nunca hizo afirmaciones exclusivas sobre su propia importancia. Basta decir que este punto de vista no es compartido por todos los eruditos del Nuevo Testamento.

Objeción # 6: El infierno es una idea horrible.

Es difícil estar en desacuerdo con esta opinión. Sin embargo, como CS Lewis argumentó:

No hay una doctrina que quisiera eliminar más voluntariamente del cristianismo que esta, si estuviera en mi poder. Pero tiene el pleno apoyo de las Escrituras y, especialmente, de las propias palabras de Nuestro Señor; siempre ha sido sostenido por la cristiandad; y tiene el apoyo de la razón.

Jesús, posiblemente la persona más amorosa que haya vivido, claramente creyó y enseñó sobre el infierno. Muchos creen que el “Dios del Antiguo Testamento” era el castigador y cruel, pero que Jesús era puro amor y dulzura… cuando en realidad Jesús habló muchísimo sobre el infierno.

Algunos, como Lewis, han argumentado que el infierno es un corolario necesario del libre albedrío. Si Dios nos ha dado libre albedrío y honra nuestras elecciones libres a lo largo de nuestras vidas, ¿es probable que después de la muerte Dios revoque esa libertad y nos obligue a venir al cielo?

Dorothy Sayers comenta:

Si, al ver a Dios, el alma lo rechaza con odio y horror, entonces no hay nada más que Dios pueda hacer por ello. Dios … si insiste, le dará lo que desea.

Dios no nos castiga, nos castigamos a nosotros mismos. Los que están en el infierno están allí por su propia elección. Permanecen en el infierno porque les parece seguro y fácil.  La noción de que las personas están en el infierno por su propia elección no es muy familiar, pero el hecho es que es a la vez buena psicología y buena teología.

¿Qué significa esto para el debate sobre la exclusividad de Jesús? ¿Habrán personas de diferentes religiones en el infierno? Es difícil hablar con suficiente sensibilidad sobre un tema tan doloroso, pero probablemente habrá personas de todos los antecedentes religiosos allí. ¿Por qué? Debido a que han elegido estar allí, en efecto, han elegido estar en contra de Dios. Después de todo, las personas son religiosas por todo tipo de razones, no todas tienen que ver con desear conocer a Dios o amar a Dios.  Hay católicos que rechazan la corrección ante la idolatría y se postran ante la vírgen diciendo que eso es lo que a ellos les sienta bien. Rechazan a Dios por seguir lo que ellos quieren creer. Lo mismo pasa cuando una persona se cree ser un dios en sí mismo, o cuando una persona decide adorar a la madre Tierra. Ponen lo que ellos quieren o prefieren antes que la verdad.

John Taylor incluso sugiere que, para algunos, la religión es “una forma de escapar de Dios”. No se debe suponer, entonces, que cualquiera que esté involucrado en una religión estará en el “cielo”. Es posible que no quieran estar allí, y el Dios sobre el que Jesús enseñó no los obligaría.

Objeción # 7: Es injusto para aquellos que nunca escucharon sobre Jesús

Hay cristianos conservadores que argumentan que la ignorancia de la ley (o en este caso el Evangelio) no es excusa. Si Dios elige “salvar” solo a aquellos que respondieron cuando tuvieron la oportunidad de escuchar a Jesús, eso es prerrogativa de Dios, ya que nadie merece ser salvado de todos modos.

Algunos cristianos dicen que a menos que hayas oído hablar de Jesús y hayas hecho un compromiso explícito de ser su seguidor, no puedes ser “salvo”. Dejando a un lado la pregunta de aquellos que han escuchado acerca de Jesús y no respondieron, ¿qué hay de aquellos que nunca han escuchado acerca de Jesús en primer lugar?

En las Escrituras judías, que los cristianos llaman El Antiguo Testamento, hay muchos, como Abraham, a quienes se describe como personas que tenían una relación íntima con Dios, y que los cristianos consideran modelos espirituales a seguir. Sin embargo, dado que vivieron antes de la época de Jesús, no solo no creían en él, sino que no tenían oportunidad de hacerlo. Desde un punto de vista cristiano, ¿por qué las personas como Abraham están en relación con Dios? debido a que respondieron confiadamente a todo lo que sabían acerca de Dios, por muy poco que sea.

¿Eso significa que Jesús era innecesario para ellos? De ningún modo. El cristianismo sostiene que, en la muerte de Jesús, Dios eligió absorber los efectos del mal y la estupidez humana, y seguir amándonos. Si Abraham tuvo una relación con Dios, fue porque Dios perdonó sus pecados, y el perdón de Dios siempre está relacionado con la muerte de Jesús, aunque no sucedería en la historia durante dos mil años después del tiempo de Abraham. La importancia de la muerte de Jesús es, en este sentido, “transhistórica”: funciona tanto en el pasado como en el futuro.

Las personas como Abraham ofrecen una pista para pensar en aquellos que nunca han oído hablar de Jesús en nuestros días. Las palabras clave en la respuesta de un humano ante el Dios verdadero son arrepentimiento y fe.

¿Jesús, entonces, no es necesario para ellos? Nuevamente, tal como con Abraham, solo por la muerte de Jesús es posible que tengan una relación con Dios.

Al mismo tiempo, alguien que quiera conocer al Dios verdadero reconocerá la importancia de Jesús cuando escuche de él. Jesús parece haber anticipado esto cuando dijo:

“Cualquiera que decida hacer la voluntad de Dios sabrá si la enseñanza [que estoy dando] es de Dios o si estoy hablando por mi cuenta” (Juan 7:17).

No es infrecuente que los misioneros cristianos escuchado a los pueblos perdidos en las islas del otro extremo del planeta decir: “esto es lo que hemos estado esperando. ¿Por qué no viniste antes?” se dice que una tribu respondió: “sabíamos todo esto, pero no sabíamos cómo se llamaba”. Aquellos que han estado persiguiendo la verdad sobre Dios con una actitud de humildad y fe (resolviendo hacer la voluntad de Dios) reconocen en el mensaje cristiano el cumplimiento de aquello  que estaban buscando.

Objeción # 8: Las afirmaciones de tener la única verdad conducen a la opresión

Los pensadores posmodernos han tomado el argumento un paso más adelante, y han negado la legitimidad de todas las afirmaciones de la verdad, incluidas las basadas en la llamada “razón ilustrada y objetiva”. La función de las afirmaciones de verdad en la visión posmoderna no es tanto que sean “realmente” verdaderas, sino que le dan a quien tiene “la verdad” un arma con la cual vencer a aquellos que no están de acuerdo con ellos.

Señalarán a los colonizadores y misioneros europeas como un ejemplo de cómo las afirmaciones de tener “verdad” fueron utilizadas para oprimir, explotar y deshumanizar a los colonizados. Hay algo de verdad en esta afirmación, sobre todo en la historia de la conquista europea de las Américas. Sin embargo, no siempre ha sido así. Las afirmaciones de la verdad también pueden conducir a la liberación.

Por ejemplo, las potencias coloniales británicas se opusieron al trabajo misionero, al menos en el siglo XVIII y principios del XIX, porque sabían muy bien que los misioneros se opondrían a la injusticia y sembrarían visiones de justicia e independencia que acabarían por subvertir los objetivos de la potencia colonial.

Jesús mismo fue un proclamador de liberación. Lejos de creer que la verdad era opresiva, prometió que “la verdad nos hará libres” (Juan 8:32) y cumplió su promesa en la vida de los marginados y sin poder de su época.

Objeción # 9: Solo el verdadero pluralismo puede lograr la paz, respeto y convivencia entre las personas.

Un argumento en contra de este punto de vista es muy simple: en la práctica, el diálogo y la amistad no solo son posibles sino que, de hecho, son bastante comunes entre personas de diferentes comunidades religiosas. Creer que una religión está más cerca de la verdad que otra no necesariamente conduce a la intolerancia o la persecución, como algunos temen.

Las convicciones fuertes pueden, de hecho, conducir a una mayor medida de paciencia y compasión, en lugar de menos. Existen debates entre cristianos y judíos, y entre cristianos y musulmanes, que eran modelos de claridad, caridad y respeto, a pesar de sus diferencias irreconciliables.

Procuramos explicar los porqués de lo que creemos a los demás, presentamos el evangelio y en oración dejamos en manos de Dios el resultado de nuestras discusiones teológicas. Un verdadero Cristiano no mata a otra persona por no creer, ni tampoco obliga, solo expone con toda la vehemencia posible y ora por esa persona. Eso es el pluralismo en el mejor de los casos: no buscar una síntesis artificial, no traicionar nuestras convicciones más profundas, sino comprometernos a buscar juntos la verdad.

Conclusión

Las personas que consideran arrogantes a los cristianos no consideran la persona y la historia de Jesús, ni comprenden por qué los cristianos hacen esas afirmaciones. Un islamista luego converso al cristianismo habló en la asamblea del consejo mundial de iglesias y expresó el corazón de la convicción cristiana cuando dijo: “soy cristiano por una sola razón: la absoluta capacidad de adoración de Jesucristo. Con esa palabra quiero decir que no he encontrado ningún otro ser en el universo que obligue a mi adoración como él lo ha hecho”.

Y muchos en este blog hemos llegado a Cristo luego de mucho buscar y equivocarnos. Lo vivimos de manera experimental y teórica, pasamos por lo peor antes de llegar a él. Lo mejor que podemos hacer, es expresar nuestras vivencias y lo que Dios ha tenido a bien mostrarlos, dejando en manos de Dios si las vendas de sus ojos pueden ser removidas como sucedió con nosotros.

Comparte el artículo con:

4 comentarios

  • Algo curioso respecto del Infierno es que la gente cree que si una persona que no siguió a Jesucristo muere una vez que se encuentre con donde pasara la eternidad automáticamente querria estar con Dios del otro lado por asi decirlo pero eso no es así muchas personas seguro no querrian él Infierno pero tampoco quieren una vida Eterna al lado de Dios y Jesús incluso si comprueban que existen aun así a muchos sencillamente “no les agrada” Dios ni su hijo quieren algo gris algo intermedio para su vida eterna no castigo pero tampoco santidad, pureza y lo que ofrece una vida eterna con Dios, a estas personas una cosa es que no les gusten las dos opciones disponibles pero otra es que quieran estar con Dios.
    Aparte de eso porque algunas religiones o historias antiguas tienen relatos sinilares al diluvio o a Jesucristo? Y porque tanto interés en desacreditar a Pablo hoy en día? Como va todo un dia van a salir con que encontraron los restos de Jesús o que se yo.

  • “Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.” Hebreos 7:25

  • Y que pasa con esas tribus que nunca les han llegado misioneros? Antes no ahora? Todas esas personas que probablemente tenían alguna corazonada de Dios pero nunca les dijeron que era ni Dios ni Jesús para estar certeros??? Que pasa con ellos??? Por favor, pueden responderme??? Llevo meses publicando preguntas o comentarios y solo una vez, creo…y eso fue como hace dos años…me respondieron, y sin embargo veo que hay otras respuestas publicadas…sé que hay gente desesperada por saber… pero yo varias veces me he acercado y nada por acá 🙁 gracias…

    • Hola hermana,

      De hecho este artículo responde a tu pregunta, en la objeción número 7.

      Lamentamos mucho la demora en responder. La verdad es que se reciben muchísimos comentarios y correos, y ya que todos en esta comunidad también tenemos que dividir nuestro tiempo con el trabajo, el hogar, etc nos hace falta más tiempo para responder, por lo cual hemos optado a dar prioridad a contenidos interesantes de tema en tema, y a solicitar su paciencia en lo que respecta a preguntas o comentarios, porque podemos demorar en ir de uno en uno. Agradecemos mucho su paciencia 🙂

Dejar un comentario