Discernimiento

¿Qué es la wicca? ¿es peligrosa?

El crecimiento de la popularidad de la wicca alrededor del mundo y qué es lo que realmente representa.

Como exwiccana, este es un artículo que ya tenía tiempo en mente, pese a que he hablado de mi tiempo atrapada en la wicca en los testimonios para el canal de este blog. Mi involucramiento no solamente estuvo en la lectura de ciertos libros o de formar parte de foros en línea de wiccanos, sino que llegó a formalizarse en mi estilo de vida, con un altar wiccano permanente en casa, rituales lunares, cursos e iniciaciones formales e incluso una túnica blanca con gorro y con el símbolo de la triple diosa que usaba en mis rituales… pensando que si vestía de blanco, no podría ser magia “negra”, y que podría engañarme a mí misma considerándome una “brujita buena”… lo cual no existe.

Una bruja o un brujo, sin importar sus intenciones, vive bajo un engaño y bajo fuerzas muy peligrosas que le alejarán de la verdad. No importa qué tanto piense que ayuda con sus adivinaciones, hechizos, etc.

Creo que la mayoría de los wiccanos son personas sinceras, cansadas de la religión organizada. Es por ello que siempre recordamos a la gente que la salvación NO se encuentra en una religión, se encuentra en Jesucristo. Y si te preguntas que si este blog es católico solo porque hablamos de la Biblia y Cristo, te avisamos que no lo somos. Somos exnuevaeristas y exwiccanos, ahora cristianos. Por favor lee más sobre nosotros en la sección correspondiente.

¿Brujitas buenas? ¿Brujas cristianas?

Los medios de comunicación han compartido cifras muy contundentes: “hoy en día pueden haber más estadounidenses que se identifiquen como brujos practicantes, que miembros del presbiterianismo cristiano. La wicca ha reempaquetado efectivamente la brujería para el consumo de los milenials. La brujería y el paganismo ya no son satánicos y demoníacos… ahora se considera a la wicca como una tradición precristiana que promueve el pensamiento libre y la comprensión de la tierra y la naturaleza, y las brujas wiccanas se afanan en aclarar que no alaban a Satanás, y que no hay magia negra en lo que hacen”.

A pesar de las advertencias bíblicas contra la práctica de la brujería, la “reverenda” Valerie Love, quien se describe a sí misma como una “bruja cristiana” practicante y una ministra ordenada que trabaja por la elevación de la conciencia espiritual, insiste en que no hay nada de malo en que los cristianos sean brujos/as y recientemente ha creado una escuela para ayudar a los cristianos a aprovechar la magia. Y en su página de Facebook declara:

Deja de pensar que puedes decirle a la gente cuál es la espiritualidad correcta. Deja de pensar que puedes decirle a la gente cómo conectarse con lo divino. Podría decirte cuántas personas me han dicho: no puedes ser una bruja cristiana, pero aquí estoy. Mira, no puedes decirme cómo adorar. No puedes decirme cómo conectarme con lo divino. Eso es entre Dios y yo. No puedes decirme cómo rezar.

Lo de “eso es entre Dios y yo”, “sólo Dios puede juzgarme”, y “la espiritualidad es algo personal” son los argumentos más utilizados para justificar un sistema espiritual que va en contra de lo que la Biblia enseña. Lamentablemente, son pocas las personas que se han puesto a estudiar como debe de ser las Escrituras, y son muchas más las que las entienden bajo su óptica distorsionada y su propia conveniencia. Por desconocimiento, o bajo el influjo de los medios de comunicación que promueven la brujería desde las películas de Disney (Frozen II es claramente wiccana, aludiendo a espíritus del aire, agua, fuego y tierra) Harry Potter es un brujo, y muchísimas dibujos animados y programas de TV, muchas personas -en especial muchas mujeres- han caído en la wicca, y se han creído el cuento de que se puede ser una “bruja buena”.

Una de las marcas del mundo de lo oculto es cualquier intento de obtener y dominar el poder paranormal para adivinar el futuro, manipular o influenciar a otras personas en ciertas acciones. Esto incluye todas las formas de brujería y hechicería, y esto incluye a la aparentemente bien intencionada wicca.

Por otro lado, existen aquellas personas que se dicen cristianas, que incluso se dicen contra la brujería… y en realidad son brujas. Puedes leer ejemplos como en el caso de Beth Moore y otras en esta entrada de blog, o en el video de brujería cristiana.  La realidad es que la wicca se está infiltrando en el cristianismo y se debe tener un buen discernimiento para no caer en ella.

¿Qué es la wicca?

La wicca es el nombre de un renacimiento pagano contemporáneo de la brujería. Puede que su nombre sea wicca, pero la brujería es el juego detrás de ella, y el enemigo de Dios y de su creación se está riendo a carcajadas de nuestra ingenuidad.

Los wiccanos se llaman a sí mismos “brujos blancos”. Esto supuestamente denota que los wiccanos solo hacen brujería “buena”. Según la Biblia, no existe la brujería buena: “No se encontrará entre ustedes a nadie que haga pasar a su hijo o su hija por el fuego, o que use la adivinación, o un observador de los tiempos, o un mago, O UNA BRUJA ”(Deuteronomio 18:10).

Se tiene la idea de que una bruja es alguien que usa magia negra para realizar un daño a través del contacto con un espíritu maligno o, más específicamente, Satanás. Ese era un concepto profundamente medieval de brujería. Hoy, la brujería se conoce más comúnmente bajo el título de wicca. No me malinterpreten: existen personas que usan la magia negra invocando a propósito los poderes de Satanás o de un demonio. Pero la mayoría está en la brujería de otra manera, e incluso condenan la magia negra.

La gente de la nueva era siempre habla de guías de luz y espirituales. Estas personas engañadas están hablando con el enemigo y sus demonios, no están hablando con maestros ascendidos ni con extraterrestres buenos ni con ángeles leales a Dios. Las personas en los niveles inferiores de estos grupos pueden no darse cuenta del papel de Satanás, pero los niveles superiores seguramente sí lo saben, tal como sucede en la masonería.

Curiosamente, los wiccanos niegan la existencia de Satanás, por lo que preguntarán: “¿cómo puedo adorar a Satanás, si no creo que él exista?” La verdad es que si no estás sirviendo al Señor Jesucristo, estás sirviendo al enemigo, ya sea que te des cuenta o no.  Y no solo estás llevando tu alma a la condenación, sino las almas de otras personas que conozcan tu camino o que sean clientes tuyos en todas las técnicas de origen pagano/energético/chamánico.

Aunque la wicca es nueva, las fuerzas detrás de wicca no son nuevas. A través de estas prácticas, se niega a Dios y se entabla una relación con el señor del inframundo. A medida que avanza el wiccano, se le dice que abrace esencialmente el lado oscuro de su naturaleza, o su “sombra” (la Biblia lo llama pecado).

La wicca afirma ser una religión “de vuelta a la naturaleza” que adora al cielo y la tierra. Es el culto a las diosas. Su principal deidad es la gran madre, también identificada como la diosa, como Gaia, o como la madre tierra. Obviamente el aspecto feminista es parte importante de la wicca y una de las razones por las cuales atrae a tantas mujeres, y se correlaciona directamente con el camino de la diosa u ocultismo femenino.

La wicca es idolatría. La idolatría significa adorar y asignar poder a algo o alguien que no sea el creador y Dios verdadero. Dios nos dejó claro que no debemos adorar a la creación, sino al creador. El planeta no te escucha, no escucha tus rituales ni oraciones. Solo hay un Dios según Deuteronomio 6:4 y la Biblia describe a Dios como celoso (el contexto de éste término es que Dios no apoya que cualquier otra cosa u otro ser sea adorado como Dios, porque esto es una mentira). Isaías 42: 8 dice: “Yo soy el SEÑOR: ese es mi nombre, y mi gloria no le daré a otro.” No se la dará a la madre tierra (porque ella no se formó a si misma ni existe por sí misma), no se la dará a las fuerzas de la naturaleza que él creó para nuestro planeta, no se la dará a ningún humano, ya sea chamán, santo católico, la virgen o cualquier gurú. Y no… no somos dioses. Somos creación.

Dios condena a la wicca porque aleja a las personas de Jesucristo, ya que enseña que hay muchas deidades, lo cual es la misma mentira del paganismo. Los que se enmascaran detrás de tales deidades son los espíritus engañadores del enemigo.

Así ha dicho Jehová el Rey de Israel, y su redentor Jehová de los ejércitos; yo soy el primero, y el último; y fuera de mí no hay otro Dios.

Isaías 44: 6

Hay un cierto encanto y fantasía nostálgica en wicca, porque transporta a las personas a culturas pasadas, a la fantasía, a la ciencia ficción… un mundo de elementales, hadas, espíritus de la naturaleza. Lo que esto provoca es que las personas pierdan el sentido de la realidad. Creer en una fantasía es algo extremadamente peligroso. Un ejemplo del peligro de perder la noción de la realidad fue un caso conocido como “el apuñalamiento de slender man” que sucedió en los Estados Unidos, donde dos chicas de 12 años se creyeron el cuento creado en internet de un hombre sin rostro llamado slender man y querían dedicarle un sacrificio, por lo cual planearon el asesinato de una de sus mejores amigas (quien afortunadamente salvó la vida).  Tal vez hablaremos más de este caso cuando expongamos sobre la esquizofrenia y la forma como curiosamente muchas de las personas que la desarrollan veían seres desde la infancia, que luego las llevan a cometer crímenes de este tipo, pero lo que queremos que se entienda es que dentro del reino de la fantasía hay terreno fértil para que el enemigo infiltre sus programas mentales y termine demonizando a una persona y usándola para sus propósitos.  Y es por esto también que cualquier cosa que nos saca de la realidad consciente, es altamente peligrosa, llámese la ayahuasca, el peyote, las meditaciones, los trances, la hipnosis etc.

Los wiccanos no respetan al Dios verdadero y dicen que no se puede confiar en la Biblia. Y ya sea que no creen en Jesucristo, o creen que él mismo era brujo. La wicca afirma que Satanás es un mito bíblico y una calumnia contra el dios de la luz: Lucifer. La wicca enseña que Lucifer (a menudo conocido como Bel, Lugh, Herne, Fauno, Pan o Cernunnos) era el dios verdadero y que Satanás era un nombre fabricado por cristianos para infundir el miedo.

Cuando entras en la wicca, te estás poniendo al servicio del enemigo, y deberías recordar lo que las Escrituras dicen a quienes se ponen bajo la autoridad del enemigo: “ Vosotros sois de vuestro padre EL DIABLO, y los deseos de vuestro padre haréis. El fue un asesino desde el principio, y no se quedó en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla una mentira, habla la suya propia, porque es un mentiroso y el padre de la mentira ”(Juan 8:44) Jesús dijo: “El ladrón (Lucifer) no viene, sino para ROBAR , y MATAR , y DESTRUIR: yo he venido para que tengan vida ”(Juan 10:10).

Hay muchas diferencias entre las docenas de grupos de wiccanos; sin embargo, se pueden encontrar los siguientes elementos comunes:

  • Una visión politeísta del mundo (hay muchos dioses) y el panteismo (la creación es Dios)
  • Creencia en la reencarnación
  • Creencia de que TODOS los objetos tienen vida y almas
  • La mayoría son militantemente feministas y políticamente izquierdistas, incluso anarquistas; aunque hay excepciones.
  • Una moral de “haz lo que quieras”, siempre y cuando no “lastimes a nadie”.
  • La creencia de que las personas pueden evolucionar espiritualmente a través de sus propios esfuerzos y finalmente alcanzar la iluminación o incluso la divinidad (similar a lo que creen los mormones).

No existe una organización central con un credo o dogma declarado. De hecho, es precisamente esta falta de estructura la que atrae a muchas personas a estos grupos. Las religiones paganas atraen a personas que se sienten diferentes o especiales, aquellos que han tenido malas experiencias con las religiones convencionales, aquellos que se sienten abandonados por Dios, los que no les gusta la estructura ni que les digan lo que es o no es correcto, los rechazados (por la familia o la sociedad), los rebeldes y los atraídos a las experiencias ocultas o místicas. El “neopaganismo” es simplemente una tapadera para la brujería. En la wicca, todos tienen su propio camino espiritual a seguir.

Sus rituales y celebraciones están vinculados a las estaciones y las fases de la luna. La meditación, la visualización, la invocación (invocar fuerzas o dioses/diosas) cantar, encender velas, incienso, cuencos y rituales especiales desencadenan un sentido de lo místico, lo que refuerza su sistema central de creencias. Las brujas y los neopaganos afirman que practican la magia blanca, y dicen que utilizan su poder y habilidades para lograr el bien. Veneran a la naturaleza, apoyan la paz y creen que la sociedad no puede estar en paz si no estamos en armonía con la naturaleza o si maltratamos a “nuestra madre, la Tierra”. Lamentablemente, detrás de muchos nobles objetivos, se esconde una mentira que los aleja de Cristo. Igual podrían ser pacificadores, igual podrían rechazar la violencia y el crimen, salvar a los perritos de la calle o plantar árboles y sería grandioso, pero de nada serviría para su salvación personal si no están en Cristo, ya que finalmente somos salvos no por obras, sino por fe.  Ni todas las obras del mundo salvarán tu alma, solo Cristo puede hacerlo. Y ya estando en Cristo, adelante: nada de malo tiene no contaminar, reciclar o cuidar el planeta… pero sin adorarlo como una deidad, sino simplemente como cuando queremos tener nuestra casa limpia y ordenada.

La wicca es una de las religiones de más rápido crecimiento. Casi medio millón de personas lo practican solo en los Estados Unidos. Un libro titulado teen witch: wicca for a new generation (bruja adolescente: wicca para una nueva generación) vendió más copias que cualquier otro libro en los 95 años de historia de la casa editorial que lo publicó. Los sitios web dedicados a la wicca han sido catalogados como los sitios web religiosos más visitados en internet.

Si bien no niegan que están practicando brujería, los wiccanos dicen que la suya es una magia inofensiva. Muchos llegaron a la wicca después de leer libros con enseñanzas y rituales como lo es el libro clásico de la wicca: “la danza en espiral: un renacimiento de la antigua religión de la gran diosa” un libro que se escribió bajo el nombre de Starhawk, quien en realidad es Miriam Simos, una bruja de California.

En su libro, Simos afirma que la religión wiccana comenzó hace 35,000 años y que sus primeros seguidores adoraban a una diosa femenina y vivieron durante miles de años en sociedades igualitarias, en sintonía con la naturaleza y enfocadas en el matriarcado. Luego los invasores barrieron la región, introduciendo dioses guerreros y una sociedad dominada por los hombres. Eso fue seguido (dice ella) por el cristianismo, después de lo cual las autoridades religiosas y seculares comenzaron una supuesta campaña de 400 años para erradicar lo que ella llama “la antigua religión”. Así mismo, se presentan las quemas de brujas y la inquisición católica como el enemigo, y barren con todo quien crea en la Biblia como los responsables de las matanzas.

Nada de eso es históricamente exacto.

Algunos wiccanos parecen haber desarrollado una visión errada de la era de la caza de brujas, creyendo que les pasó a los wiccanos. Cualquier wiccano puede arrojar estadísticas (casi siempre erróneas) sobre el número de brujas asesinadas, el edicto del rey James, Reginald Scott, etc., pero tendrían que admitir que la wicca solo tiene unos 60 años de existencia. Luego, se refieren a la wicca como “la vieja religión”, y hablan de siglos de persecución a manos de los cristianos, por lo que tuvieron que ocultarse… un total revoltijo de mentiras.

Algunos wiccanos citan como ejemplo a Juana de Arco como muestra de las cacerías de brujas de la iglesia católica. Sin embargo, pese a que Juana de Arco efectivamente fue engañada por espíritus impuros, ella pertenecía a la religión católica. La inquisición asesinó a muchas personas independientemente de que fuesen brujas o simplemente enemigos del estado, y también asesinó a protestantes que compartían la fe en Cristo, solo por no adherirse a la iglesia católica. Por otro lado, un cristiano verdadero no mataría a alguien, por lo cual lo que haya hecho la iglesia católica romana (y lo que sigue haciendo) no nos refleja como cristianos verdaderamente bíblicos.

Durante la década de 1950 hasta el presente, se lanzó un número cada vez mayor de libros afirmando que la wicca era una antigua religión celta pagana de miles de años. No fue hasta alrededor de la década de 1990 que se demostró que esta idea era falsa. Antes de esto, la tesis original era que la wicca era una religión que pasó a la clandestinidad debido a los cristianos, y que resurgió a finales del siglo XX cuando era segura.

Películas icónicas como las brumas de Avalon ayudaron a poner de moda el ocultismo de la diosa, el paganismo y la wicca. Una película que concentra todos los elementos de la nueva era: reencarnación, almas gemelas, misiones, poderes psíquicos y rituales. Pocos conocen lo que hay detrás de los libros como este y de sus autores, por lo que te recomendaríamos leer el testimonio de Moira, la hija de la escritora de ésta novela.

Incluso las principales revistas seculares respetadas, como el Atlantic monthly y otras, han revelado que ni un solo elemento de la historia de la wicca es cierto. Los estudiosos han concluido que la wicca es una mezcla de ideas de los años 50 influenciada por el ritual masónico y el mundo de lo oculto.

Los verdaderos creadores de la wicca

En realidad, la wicca fue creada en su forma actual por Gerald Gardner, un funcionario inglés y antropólogo aficionado, que murió en 1964. Pero el poder del movimiento permanece.

En 1897 Godfrey Leland escribió “Aradia: el evangelio de las brujas”. El libro fue plagiado en parte de dos de sus otros libros: Etruscan Remains y Gypsie Sorcery. Leland afirmó que le dieron un manuscrito antiguo, que es la misma historia que usó sobre uno de sus otros libros. Por supuesto nadie nunca vió tal manuscrito ni se pudo comprobar la veracidad del mismo. Y es curioso que varias de las maestras de la nueva era que dicen canalizar extraterrestres conozcan muy bien el trabajo de Leland, como es el caso de Barbara Marciniak, quien canaliza a supuestos pleyadianos, y en realidad, es una bruja.

“Aradia” trata sobre Diana y su hermano Lucifer, un ser “desterrado del paraíso por su orgullo” el cual obviamente era el demonio cristiano. Diana y Lucifer tienen una hija llamada Aradia, que supuestamente era una bruja avatar que vivió en Sicilia en el siglo XIV. Nunca se encontró un culto como lo detallado por Leland, y el documento es obviamente un fraude. Ningún erudito, historiador, antropólogo o sociólogo ha tomado el documento en serio.

El aspecto más desconcertante de la wicca es que no se conoce ninguna secta pagana europea antigua que hiciera ritos desnudos, atara a sus seguidores, los golpeara con látigos, iniciara relaciones sexuales y adorara a un dios y una diosa cornudos. Un culto que practicara estar en la naturaleza de noche desnudos en un clima tan frío como Europa (especialmente Inglaterra) simplemente no parece muy probable que fuese una realidad. Ser atado y golpeado probablemente tampoco atraería a muchos seguidores. La vida ya era bastante difícil en la antigüedad sin correr el riesgo de morir congelado por estar desnudo supuestamente adorando a la naturaleza.

Luego vino Margaret Murray. Como antropóloga charlatana, Murray ideó su propia teoría de brujas inspirada en el engaño de Leland. Murray inventó la idea de que las brujas medievales eran parte real de un culto pagano que sobrevivió hasta el año 1600 aproximadamente.

Luego, en la década de 1950, aparece Gerald Gardner y parece haber descubierto una religión prehistórica que coincide con Leland y Murray … prácticamente en su propio patio trasero. La religión también coincide con los fetiches de desnudos, sadomasoquismo, feminismo, fascinación por los cuchillos, rituales basados en su amigo Aleister Crowley y la masonería a la que Gardner pertenecía. Murray se unió al aquelarre de Gardner y se sintió validada… sin darse cuenta de que la wicca era su propia profecía autocumplida.

La wicca parece haber evolucionando por etapas, siendo moldeada por diferentes personas durante un período de años. Después de retirarse, Gardner regresó a Inglaterra y se estableció en el área de New Forest. Mientras estuvo allí, se involucró con los grupos esotéricos, principalmente un grupo que se hacía llamar “el teatro rosacruz”, que se decía que consistía en teósofos y los típicos ocultistas habituales. Se dijo que Alice Bailey, la sucesora de Helena Blavatsky como jefa de la sociedad teosófica, estaba relacionada con el grupo.

También se conectaron al grupo miembros de una “alternativa de la nueva era a los boy scouts” llamada la orden de los leñadores. Originalmente eran cuáqueros que se convirtieron en neopaganos, practicaron rituales desnudos en el bosque, tomaron prestados rituales de Crowley, incluido el “himno a Pan” y llamaban a las cuatro estaciones dentro de un círculo dibujado en el suelo.

En pocas palabras, Gerald Gardner se basó en el trabajo de Margaret Murray, así como en las historias de Leland… todos estos libros no estaban basados en la realidad histórica,  y estaban llenos de mentiras. Con estos mitos, Gardner combinó los rituales del ordo templi orientis y el golden dawn. El uso del círculo mágico, la invocación de los cuatro puntos cardinales, el uso de invocar y desterrar pentagramas, agua e incienso, las iniciaciones etc pertenecen claramente a esos grupos ocultistas, en lugar de pertenecer a cualquier religión pagana antigua, ya sea celta, galesa, irlandesa o de cualquier país. Los aspectos sadomasoquistas de la wicca están en línea con la peculiar inclinación de Gardner, en lugar de ser parte de una antigua tradición religiosa.

Crowley, Jack Parsons y L. Ron Hubbard el creador de la cienciología

Gardner era amigo de Crowley, y era iniciado de la OTO. Crowley le autorizó establecer su propio grupo mágico. A Gardner le gustaba ser flagelado, y su propia versión de la wicca ponía mucho énfasis en los ritos sexuales en los que todos estaban desnudos. Rápidamente ganó hordas de discípulos.

Es obvio que el ritual wiccano de tercer grado fue sacado de la misa gnóstica de Crowley. Prácticamente se lee lo mismo en ambos palabra por palabra. Honestamente, ¿quién podría creer que los campesinos que vivían en las zonas rurales de Inglaterra podrían escribir cosas como “alma del espacio infinito, ante quién el tiempo está desconcertado y comprende la oscuridad”?  

Por supuesto, no había mucha gente en el momento en que Gardner escribió su falsificación que hubiera leído los escritos ocultos de Crowley, incluso si hubieran oído hablar de él. Durante la vida de Crowley, sus libros se limitaron a unos cientos de copias como máximo. Así que el plagio de Gardner estaba a salvo de que la mayoría de la gente lo descubriera, salvo por un puñado de ocultistas, al menos por un buen tiempo. Y los que lo descubrieron estaban demasiado felices corriendo desnudos y jugando a ser brujos para revelar la verdad.

Tanto la masonería como la wicca se conocen como “the craft”. Tanto Gardner como Crowley eran masones. Crowley se convirtió en masón de grado 33 en México a principios del siglo XX y Gardner se encontraba en una rama de la masonería conocida como “co-masonería”. A diferencia de la mayoría de las otras ramas de la masonería (rito escocés, rito de York, etc) la co-masonería permitió a las mujeres convertirse en masones. Esto probablemente atrajo a Gardner, quien era feminista.

A pesar de que un masón promedio no lo sabe, la masonería está repleta de elementos de la cábala, la alquimia, el rosacrucismo, el gnosticismo, los templarios y la astrología.

Gardner y el origen de las creencias de vidas pasadas y almas gemelas

Gerald Gardner conoció a una mujer llamada Edith Grimes en 1939 mientras ella y Gardner eran miembros de un cuerpo civil británico que vigilaba los aviones enemigos. También eran miembros del mismo club nudista. Se enamoraron y comenzaron una aventura adúltera. Gardner estaba casado con su esposa de varios años, y Edith, por extraño que parezca, estuvo casada con un párroco, aunque estaban separados.

Con el paso del tiempo, Gardner y Edith decidieron que habían sido amantes en una vida pasada. Aparentemente, Gardner se refería a esto cuando escribió una de sus novelas.

La novela trata de una pareja (siguiendo el modelo de Gardner y Grimes) que fueron amantes y padres de un hijo en una vida pasada. Edith creía ser una bruja reencarnada, y Gardner estaba feliz de complacerla en este engaño. Al igual que Gardner, ella era una ocultista.

Gardner y Grimes necesitaban algún tipo de justificación, o si se quiere, un “pretexto sagrado” para continuar con su aventura. Al justificar su relación como sagrada, fue redimida de ser un mero adulterio… Esto suena al 100% similar con las mujeres de la actualidad que se consideran la llama gemela de alguien, y que justifican sus fornicaciones y adulterios diciendo que es “sexo sagrado” entre “almas gemelas” que se conocieron en vidas pasadas… los mismos engaños de antes se repiten hoy en día.

Como era de esperar, la relación extramarital de Garner terminó, aunque se dice que permanecieron cerca por el resto de sus vidas. La hija de Edith negó tener algo que ver con la wicca, indicando que su padre ministro le había enseñado que la brujería estaba equivocada y era peligrosa.

Wicca, la diosa madre, el paganismo y la madre tierra

Quienes practican la wicca hablan sobre el vínculo con el ciclo de nacimiento y crecimiento de la Tierra, y que les da un sentido de lo espiritual a sus vidas. En lugar de una adoración descarada a Satanás (aunque no descartan adorar a nada ni a nadie) la mayoría de los wiccanos siguen un sistema de creencias orientado a la naturaleza, el cual es politeísta: creer en muchos dioses y muchas diosas, construido alrededor de la adoración de la “gran Diosa madre”. De manera similar al movimiento de la nueva era, los wiccanos creen que todas las cosas en la naturaleza (plantas, rocas, planetas) tienen un espíritu, son seres vivos. Si quieres ver en el cine una presentación popular de esta cosmovisión, solo mira la película de Avatar.

Su filosofía es simple: no existe el pecado… solo la necesidad de elevar el ser: encontrar al “dios interno”. Cuando lanzan hechizos, afirman que ninguno de esos hechizos es dañino o manipulador. Dicen que practican dos tipos de magia: magia baja, que trata de mejorar su vida cotidiana, y alta magia, que usan para tratar de cambiar y de provocar un proceso de alquimia personal, que los convierta en mejores personas. Este proceso de alquimia es lo que lleva a muchos wiccanos a aparejar sus rituales con técnicas de “crecimiento personal”, de “sanación de vidas pasadas”, “de curación del niño interior” y muchos otros talleres actualmente populares de la nueva era.

Los wiccanos no niegan que la magia pueda ser utilizada para actuar mal, aunque no definen exactamente lo que quieren decir con “mal”, solo dicen que no hacen ese tipo de hechizos.

Debido a que el término “bruja” históricamente ha estado tan cargado de mala prensa, originalmente eligieron usar el término “wicca” que significa trabajar con las fuerzas naturales para dar forma o doblar. Algunos se refieren a sí mismos como neopaganos, lo que simplemente significa nuevos paganos. Pero ahora que se ha vuelto más convencional, con ayuda de los medios de comunicación, que cada vez más personas se hagan llamar brujas.

¿Qué dice la Biblia sobre la wicca y la brujería?

La Biblia habla de la brujería en todas sus formas, ya sea “magia negra” o wicca. Porque no importa su forma, la dinámica es la misma, y la Biblia habla de esas dinámicas. Las Escrituras mencionan a quienes se dedican a la hechicería, a quienes tienen como guías a los espíritus (aunque estos posen como ángeles, antepasados, maestros de luz o lo que sea) a quienes intentan usar fórmulas mágicas o encantamientos, y a quienes intentan ejercer control sobre el mundo o sobre sí mismos a través de algún tipo de poder paranormal. Esto incluye no solamente hechizos, sino la meditación, la visualización, las lecturas de temas como registros akáshicos, el chamanismo, etc.

Esto es muy peligroso porque no hay un “poder” simplemente flotando por ahí. Solo hay poder de Dios o de Satanás, cielo o infierno, bien o mal. Dios no es el universo, ni la fuente, ni simplemente una energía. Quienes no creen en Dios, o incluso ni en el diablo, ven a la creación como simples energías que se pueden usar y manipular, y ya depende de cada persona cómo las use. Este concepto de la divinidad siendo solo una energía se ha reafirmado mucho por ejemplo en películas como Star Wars y su constante mención sobre “la fuerza”. 

Sin embargo, Dios es un ser personal, no una energía. El enemigo también es un ser personal, quien pretende ofrecer poder a cambio de un precio demasiado alto: tu alma. Su único objetivo es engañarte para que no llegues a Cristo y no seas salvo, y demostrar que los humanos no merecemos el reino de los cielos.

Todas las formas de brujería están estrictamente prohibidas en la Biblia por estar ligadas al ocultismo, el cual está ligado al mundo del maligno. Dios sabía que estas técnicas abren las puertas a las personas a ser engañadas.

Por ejemplo, en el libro de Deuteronomio del Antiguo Testamento, la Biblia dice: “Que no se encuentre a nadie entre ustedes que … practique … hechicería … se dedique a la brujería o lance hechizos … Cualquiera que haga estas cosas es detestable para el Señor.”(Deuteronomio 18: 10-12)

La Biblia habla de no escuchar espíritus impuros, de no consultar a los muertos. Muchos se defienden diciendo que sus guías “son de los buenos”, que hablan con “ángeles” y que no pueden ser malos. Otros dicen que es su abuelita y ella era una gran persona en vida, y que ella los guía después de muerta. En todos estos casos, la persona está siendo engañada por espíritus impuros. A ellos no les importa posar como buenos, incluso no les importa darte uno que otro buen consejo para ganarse tu confianza. Su fin último es hacerte su huésped, y que trabajes para sus agendas, mientras crees que estás haciendo algo bueno, algo de bien.

Te recomendamos leer este estudio que hicimos al respecto de los espíritus familiares (o impuros) para entender mejor la forma como la Biblia los tenía identificados desde los tiempos en que fue escrita.

Uno de los pasajes más conocidos es el de la bruja de Endor. Por la forma como le fue a Saúl por haberla consultado, podemos saber que Dios habla en serio al respecto de sus instrucciones de no consultar a los espíritus. De hecho, toda práctica de ese tipo era condenada con la muerte en el tiempo en el que el Antiguo Testamento fue escrito. Cristo pagó por todos los pecados, incluída la brujería, pero para recibir el perdón es básico arrepentirse… quien no se arrepienta no podrá recibir el perdón.

Es un pensamiento que vale la pena analizar: si estuviéramos en esos tiempos, muchísimos de nosotros hubiéramos sido condenados a morir por entrar en ése tipo de prácticas, consultar horóscopos, espíritus, tarot, etc. Sobre este tema, te recomendamos escuchar el testimonio de Johana Michaelsen, quien se dio cuenta de esto mismo cuando estuvo metida de lleno en el ocultismo, creyendo que escuchaba al verdadero Cristo.

En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo escribe estas palabras en su carta a los Gálatas: “Los actos de la naturaleza pecaminosa son obvios: inmoralidad sexual … idolatría y brujería … Te advierto, como lo hice antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”(Gálatas 5: 19-21)

La gran confusión entre el bien y el mal, lo que es de luz y de obscuridad

El más grande problema que tenemos como humanos (que somos como bebés a nivel espiritual) es poder discernir.  En muchas ocasiones, lo que nos parece bien en realidad es malo, y lo que creemos que es luz, termina siendo obscuridad. Tal como los bebés, sin la guía de un adulto que sepa más que nosotros, estamos totalmente expuestos a ser engañados, y eso es lo que pasó con la humanidad. La desobediencia humana causó la caída, y sigue siendo la desobediencia humana la que la separa de su Creador y la acerca hacia el enemigo.

En el cine y la televisión se nos vende constantemente la idea de que la magia puede ser buena, y que hay magia blanca y magia negra. Desde las películas de Disney como Frozen, las series de My Little Pony, el famoso Harry Potter, o el héroe brujo de Marvel Dr. Strange, vemos la insistencia en separar a brujos o personas que usan la magia “para bien” y los que la usan “para mal”.  

La realidad es otra. Sin importar cómo creamos que estamos usando las herramientas que el enemigo le ha enseñado a la humanidad, el resultado es la desobediencia a una indicación expresa de nuestro creador de no jugar a ser dioses. Aunque quieras manifestar un incremento de sueldo para beneficiar a tu familia, o quieras hacer un hechizo para ayudar a otra persona a recuperar a su marido, o pretendas decir que adivinar el futuro lo haces para guiar y encaminar a una persona, esto NO es como debe ser. Si quieres más dinero, busca un nuevo empleo.  Si quieres ayudar a una persona, no es quebrando el libre albedrío que lo vas a lograr, sino acercándola a Cristo para que ore y que nuestro Creador determine lo que es mejor para ella. Adivinar el futuro o leer vidas pasadas y esas cosas es un tremendo pecado, porque estás programando mentalmente a las personas que escuchan lo que les dices, y en muchos casos, terminan pasándoles las cosas más que nada porque ellos mismos se creyeron lo que les dijiste. Cualquier adivinación del futuro o lectura de akáshicos o vidas pasadas se basa en mentiras y mensajes de espíritus engañadores, es programación mental y es altamente peligrosa. Una persona puede terminar creyendo que tuvo vidas pasadas con otra pareja y abandonar su matrimonio e hijos por eso, otra persona puede pensar que es parte de su misión meterse al reiki y abrirse a demonios, etc. etc.

No dejes que te metan en la mente la idea de que hay brujería buena. Aunque la disfracen de técnica de autoempoderamiento, o de que la usan para hacer cosas “buenas”, no deja de ser brujería. Aunque quieras hacerlo supuestamente para algo positivo, no deja de ser brujería, y has abierto las puertas de par en par para ser engañado por el enemigo a través de sus técnicas de control mental estilo MK ultra. Entrará en tus sueños, orquestará sincronías, te traerá gente programada a tu vida, te irá guiando para que le sirvas a él y engañes a más personas.

Y luego, cuando ya no le sirvas, te desechará, como ha desechado a millones de personas a lo largo de la historia de la humanidad, muchos quienes pese a su popularidad, cultura, talento, millones de dólares o influencia, terminan muriendo de maneras muy tristes y traumáticas. Algún día estarás en el lecho de muerte, viviendo los últimos segundos de tu vida. No sea que en esos momentos de total impotencia te des cuenta que no hay vuelta atrás, que ni todo el dinero del mundo te comprará más tiempo de vida, y que ahora estás por entrar al reino espiritual y tendrás que dar cuentas a tu Creador.

Hay muchas personas de buenas intenciones que caen en los engaños, porque el enemigo no es tonto, sabe cómo presentarse para engañar. Sin embargo, nuestro Creador siempre podrá mostrarles el engaño a aquellas personas que se den la oportunidad de analizar sus motivaciones y que sean lo suficientemente fuertes para no quedarse con un sistema de creencia que no solo es falso ya que aleja a las personas de la verdad y de su verdadero creador, sino que es peligroso.

Los medios de comunicación han convertido la brujería en algo normal y convencional. No hay mérito en nada que omita a Jesucristo: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Cristo nos dio una segunda oportunidad a muchos que fuimos brujos y brujas, y le debemos mucho. No solo nos sacó de los engaños, sino que salvó nuestras almas del castigo eterno. Quien hoy te presenta este estudio fuimos personas metidas de lleno en wicca y paganismo. Hablamos desde la experiencia, y nuestro deseo mayor es que te des la oportunidad de cuestionarte y de permitir que Cristo te muestre la verdad, como lo hizo con nosotros.

Comparte el artículo con:

5 comentarios

  • El empoderamiento de la mujer para una mujer abusada como era yo fué el desencadenante para caer en la wicca. Me fascinaba saber que yo tenía poder de cambiar mi vida y de que era una mujer importante y poderosa !(¡Qué ingenua!), menos mal que los rituales extraños siempre me han hecho desconfíar y que no soy muy dada al folklore. Creo que mi mente científica me ha salvado en muchas ocasiones de caer en muchos engaños, al ver según que cosas como ridículas y que algunos de esos wiccanos, chamanes, brujos, gurús etc estaban un poco chalados.Sólo hay que ver la mirada de locos o poseídos que tienen algunos. Quizás por ese motivo cuando he visto en las iglesias gente tirándose al suelo o espectáculos donde la gente está como ida, he salido huyendo.
    Y creo que Jesucristo siempre me protegió aunque yo lo negara. Le doy gracias a Dios por estar alejada de todo ese mundo.
    Bendiciones hermanos.

    • Hola, tengo una pregunta. En esa parte que menciona que las personas que están metidas en estas sectas muchas son feministas y así, pero también de izquierda. Quisiera saber porqué los de izquierda y no los de derecha por ejemplo? Me gustaría entender más sobre este tema. Yo era feminista y de izquierda y me salí por muchas cosas que me Di cuenta pero quisiera saber cuál es la intención de que la gente sea de izquierda? Algo tienen que ver los altos jerarcas de esta ideología política?

  • Creo que una de las mejores lecciones que aprendi de niña fue que me enseñaron algo muy simple que creo a muchas personas y niños ya no les dicen algo tan basico como: la Magia no existe, las hadas, unicornios y lo que sea no existen. De pequeña creci sabiendo algo tan basico como eso las peliculas son peliculas en la vida real nadie nace con poderes mágicos, se convierte en sirena y no existe ninguna clase de fuerza esperando ser usada y si ves seres mágicos mejor pide ayuda porque tienes algo. Sencillamente hace unas decadas la tele podia poner lo que sea pero creo que la mayoría de las personas tenia claro que él ser humano no tiene poderes. Incluso los wiccanos no los tienen ellos lo reciben del enemigo de Dios no es poder del ambiente o suyo los apóstoles en la Biblia si hacian milagros no era por poder de ellos o poder sacado del ambiente era por la fe en Jesucristo y poder de Dios. Los seres humanos solo eso humanos.
    La ficción es ficción y la gente deberia saberlo, por muy interesante que parezca no es el mundo real, con razón que él enemigo de Dios se le dice mentiroso te vende fantasia como realidad haciendote creer cosas que no son . Como ustedes ponen el ser humano es creativo muchos amamos las historias o las películas (me incluyo soy creativa) desgraciadamente muchas veces la decepcion con la vida o la depresión puede llevar a cosas o creencia como la wicca que parecen “abrir realidades” o “darle color” al haciendo que la gente tenga percepciones fantasiosas o dañinas de la realidad.
    Mas que preocuparse de prohibirle todo a los niños (lo cual no resulta porque tarde o temprano en la escuela o con amigos se toparan con cosas no cristianas) los padres deberían enseñarles esa simple lección: la magia no es real y no le creas a quienes traten de decirte que la fantasia es algo mas que eso y no por ella el mundo es mas triste o significia que les quitamos la imaginacion a un niño solo le estas enseñando a separar las cosas y asi sin importar lo que vea o con lo que se tope no va a creer que es cierto. Es discernimiento basico.

Dejar un comentario