Buscar
El testimonio de Marian: almas gemelas, nueva era y adivinación

El testimonio de Marian: almas gemelas, nueva era y adivinación

Deseaba contar mi experiencia por si en algo podía ayudar a otras personas, tal y como Arella me ha ayudado a mí. Soy española, tengo 45 años y os dejo mi testimonio. Os doy las gracias por la labor que hacéis y por abrirme los ojos, gracias de todo corazón.
Bien, si empiezo desde el principio, debo decir que desde pequeña veía cosas que no sabia muy bien que eran, cómo por ejemplo imágenes de situaciones o cosas que estuviesen pasando en ese momento, en dónde yo me encontraba pero que sólo yo veía. Por supuesto yo no decía a nadie nada y con el tiempo se pasó.
En cuanto a mi familia, mi madre era huérfana de padre y se crió en un colegio interna con monjas católicas, por lo que su educación fue religiosa y católica, mi padre era muy muy ateo por desencanto y decepción de la religión católica.
La vida de mis padres fue muy dura y difícil, tras una posguerra y una dictadura, que en España duro 40 años, no tengo conocimiento de si tengo ataduras de linaje, desconozco si en el pasado alguien abrió portales o hizo pactos.
De pequeña sentía un gran amor y devoción por Jesús, era mi ejemplo, la persona con la que me identificaba, quería ser monja misionera para ayudar a los niños pobres de otros países, apenas tenía 7 años y sentía a nuestro Señor muy cerca de mi.
Por supuesto fui educada en la religión católica, pero los argumentos ateos de mi padre pesaron más que la religión, nunca dejé de amar a nuestro Señor, pero me alejé del camino y entre poco a poco en la nueva era.
También he de decir que a los 13 o 14 años empecé a hacer espiritismo, con las amigas, como un juego, hasta que un día mi amiga y yo estábamos haciendo una sesión y tuvimos un susto, se nos quitaron las ganas de jugar más a ese jueguecito.

Debo decir que mi adolescencia fue terrible y continuamente tenia en mi cabeza la idea del suicidio, no me sentía parte de este mundo y sufría mucho, soy extremadamente sensible, y sentía mucho vacío y dolor.
Empecé a fumar con 14 años, después vino el alcohol los fines de semana, más tarde porros y después cualquier sustancia tóxica, menos heroína. No es que me hiciese drogadicta, pero me dejaba llevar por la situación, era divertido y me hacía sentir libre.
Con 19 años comencé una relación que duraría 10 años con el padre de mi hijo, fue una persona nefasta para mi, puesto que me maltrataba psicológicamente, me insultaba y me gritaba, me humillaba en público y en algunas ocasiones llego a levantarme la mano, pero lo curioso era que no podíamos separarnos, era algo extraño y enfermizo, por ese tiempo yo seguí abriendo portales, fumaba marihuana, leía libros de magia, consultaba el tarot, en fin un completo de abrir portales.
Nunca llegué a casarme con el padre de mi hijo, porque estando apunto de hacerlo, con todo preparado, algo dentro de mi me dijo que no lo hiciese, que debía dejar a esta persona que tanto mal me hacía, tampoco conviví con él, crié a mi hijo con mis padres.
Yo seguía buscando la verdad de la vida, mi camino que no lograba encontrar, seguía leyendo libros de masonería, mitología egipcia, bien metida en la vereda de la New age. Durante 10 años estuve recuperándome de mi fracaso con mi ex, le odiaba y el a mí, tenia mucho rencor en mi corazón y sufría mucho por ello, no logré rehacer mi vida, los hombres que conocía eran iguales o peor que mi ex, por lo que no duraban mucho las relaciones. Yo quería encontrar un buen hombre y pensaba que cada uno era el definitivo. Pero me equivocaba.
Cada vez me sentía más y más frustrada, infeliz y buscaba consuelo espiritual, crecimiento personal a nivel de alma.
Yo nunca había sido capaz de hacer daño a nadie a conciencia, ni fui infiel a mis parejas nunca, tampoco era promiscua, ni vengativa, confiaba en la bondad de las personas y creía todas sus mentiras, no entendía que me pasaba, que problema podía tener yo para que siempre saliera sufriendo de todo. En mi peor momento de depresión y desesperación apareció Louise Hay y detrás de ella los demás, Chopra, Dyer, incluso Enric Corbera. Todas estas personas hablaban de cosas que me resonaban, como amor, perdón y daban una explicación muy razonable a lo que había pasado en mi vida.

Me metí en el Reiki, practicaba taichi y hacia meditaciones en busca de mis guías. En este tiempo que estaba muy metida en ello, leía y practicaba todo los métodos que llegaban a mi, con la esperanza de poder ayudar a otras personas como yo a sanar y ser felices.
Lo curioso es que no se me pasada por alto que a pesar de todo lo que hacía y de lo mucho que me esforzaba no conseguía estar bien, ni ser feliz, más bien era al contrario. Me dolía todo el cuerpo, estaba siempre o casi siempre muy triste, apática, y volví a fumar marihuana porque no soportaba mi vida.
En medio de todo esto comienzo una relación que creo fue orquestada, con un hombre que me ha dañado más que nadie. Precisamente a él le dijo una vidente que yo era su alma gemela y a mi varias tarotistas que ese hombre era mío por destino y que era el hombre de mi vida. ( Nota de Camino al Regreso: Hemos hablado mucho del riesgo del concepto nuevaerista de las almas y llamas gemelas, y de lo que provoca este tipo de manipulaciones a través de personas metidas en los engaños de la nueva era, adivinadoras, tarotistas, etc… les pedimos nos ayuden a compartir la lista de reproducción sobre llamas y almas gemelas que podrán encontrarhaciendo click aquí…. es importante alertar porque éste tema está causando mucho daño. )
Si yo consulté a estas personas es, porque algo dentro de mí me decía que me alejará de él.
Estuvimos 4 años, el era ex drogadicto o eso decía, pero acabé metida con la cocaína igual que él, fue horrible, fuimos a su amiga la vidente que nos pidió un montón de dinero con el fin de hacernos una limpieza, porque según ella estábamos muy influenciados de malas energías enviadas por la ex mujer de mi pareja y su familia. Hacía cartas que según ella escribían nuestros guías a través de ella, augurando un prometedor y feliz futuro juntos, pero yo cada vez estaba peor a todos los niveles. Me juraba amor eterno, lealtad infinita, gratitud porque era yo la que lo mantenía sin trabajar en mi casa, pero yo cada vez era más infeliz.
Mi salud se estaba deteriorando por momentos, mientras él estaba como una rosa, seguíamos drogándonos y cada día era un infierno. A tal punto llegó mi desesperación que una noche desesperada le rogué a nuestro Señor que me ayudase, que me llevase junto a él o que mi situación cambiase, pero que no podía más, no quería seguir viviendo así, prefería morir.

Entonces comencé a leer la Palabra porque algo dentro de mi necesitaba hacerlo, encontraba consuelo y apoyo en la Biblia, esto poco a poco dio paso a dejar de escuchar vídeos y gurus nuevaeristas, no quería ir a ver a la vidente y un día llegó el testimonio de Arella a mi vida y me sentí completamente identificada con lo que contaba. Sobre todo lo de las relaciones orquestadas, porque yo al principio de ir con esta persona, el primer año, no paraba de tener infecciones de orina y cándidasis, cosa que nunca me había pasado antes con tanta frecuencia, yo lo achacaba a que tenía las defensas bajas.
Al día siguiente cogí todo el material nuevaerista que tenía (libros, cartas de tarot, angélicas, etc.) Y lo tiré a la basura.
Entonces este hombre empezó a alejarse de mi, yo no quería ningún contacto carnal con el y eso le fastidiaba mucho, también le fastidiaba que no quiera ir a visitar a la vidente, mientras tenia sueños horribles pero tampoco les daba mucha importancia porque desde pequeña había tenido esos sueños.
Cada vez estaba más cansada, dolorida y triste, quería romper con la relación, pero me daba pena echarle a la calle, sin casa ni trabajo.
Pero empecé a vomitar todo lo que comía, tenía unos dolores de estómago horribles y fui al hospital. Me diagnosticaron un cáncer de duodeno, un tumor de 2×3 que obstruía el paso de la comida. Fui operada casi de urgencia, a vida o muerte y cambió por completo mi vida.
Muchas veces le he dado gracias al Padre y a nuestro Señor, porque gracias a esta enfermedad de la que me voy recuperando he salido del mismo infierno.
Este hombre acabo dándome la espalda ante la gravedad de la enfermedad, se marchó dejándome sola y sin dinero, pero con la oportunidad de una nueva vida. Ya no consumo ningún tipo de drogas, tengo planes para mi futuro, si el Padre quiere.
Estoy muy tranquila y a pesar de que aún tengo ataques y tentaciones, confío en que siempre he tenido la ayuda y socorro del Padre y de Jesucristo, he vuelto al Padre y quiero ser una digna hija suya. Sigo orando para que el Espíritu Santo guíe mis pasos y dando las gracias por la oportunidad que me ha concedido para enmendar mis errores.
Estoy cada día mejor a pesar del tratamiento de quimioterapia al que tengo que someterme y hasta me dicen que estoy más guapa que nunca, no parece que esté enferma, porque creo que el Padre ya me ha sanado.
Gracias por dejar que cuente mi experiencia, con la esperanza de que sirva para el bien de otras personas. Bendiciones.
(Oremos por la salud de Marian, y como apoyo a su valor por dar éste testimonio, alertemos a más personas del programa del alma / llama gemela de la nueva era, el peligro que entraña y las relaciones tóxicas que llegan por parte de las lecturas psíquicas o de asumir que alguien está predestinado, ya que son una gran herramienta que el enemigo usa, sobre todo con las mujeres. ¡Ayúdanos a advertir!)
Únete a la discusión

1 comentario
  • Yo tambien estaba metida en la Nueva Era y me involucre en relaciones orquestadas con hombres que tenian entidades. Hoy por hoy sufro de Candidiasis ( hongo vaginal) por mas doctores y medicamentos no se me muere el hongo. Necesito consejo y ayuda.